concierto de astrud

Concierto de Astrud en el Razzmatazz

En este país tenemos asumido que llegar tarde es una virtud (desde luego llegar los primeros no es que sea muy elegante) sin percatarnos que el correlato a tan dilatada concepción de la hora es hacer esperar. Ayer nos hicieron esperar una media hora. En principio estas cosas son camufladas luego por una buena experiencia. Sin embargo estoy un poco harto del trato que solemos recibir en estos lugares por parte del equipo de seguridad, que roza lo insultante. Me pregunto: ¿de dónde salen estos trabajadores? ¿Del fondo de armario de algún penal de tercera?. Porque, y que se me perdone la comparación, promueven y mastican consignas propias de un campo de concentración. La prepotencia y la falta de respeto van por defecto. No eres ni siquiera un número (pues al menos supondría considerarte como cliente), sino un bulto que ha pagado a sabiendas de que lo van a maltratar. Y es que así se manejan estos emporios de la diversión nocturna: te venden por el mismo precio concierto, espera y maltrato.

Ayer, no obstante, el maltrato no fue excesivo. También porque uno ya los conoce y procura no establecer ni siquiera intento de diálogo. A la brutalidad ni mirarla.

Luego el concierto. Y aquí voy a ser honesto. No soy ni he sido un gustoso fan de Astrud. Me gustan su actitud, su circo y sus letras. Me resultan un tanto tediosos musicalmente. Aunque he de reconocerles un par de temas buenos, el resto lo conforma una larga larguísima única canción con frases brillantes sobre la vida común y mortal en la sociedad actual. Pero al concierto fui por otro motivo: fui para encontrarme con alguien. Esa es la verdad. ¿Por qué no admitirlo? El desamor es lo que tiene: te hace participar de movimientos ininteligibles. Y este domingo yo me moví ininteligiblemente.

Primera parte del concierto: escucho las letras y me leo en ellas. Claro, hablaban de movimientos tácticos extraños en el territorio del examor. Y yo estaba allí estratégicamente… Así que me emocioné. Incluso estuve a punto de echar una lagrimita con “Minusvalía”. ¡Qué bonito! Me encontraba en primera fila, rodeado de auténticos fans de Astrud (frente a los cuales yo me sentía un simulador: ellos cantaban, yo solo bailaba y a veces movía los labios…) A mi lado una chica gritó extasiada cuando salió al escenario la organista de la falda-que-parecía-una-cortina, y yo le dije a una amiga: tenemos la novia al lado. La fan me oyó y se me indignó. “No es mi novia, es mi amiga”. No sé qué malo tiene pensar que fueran novias, sobre todo escuchando esas letras. Luego me dijo muy orgullosa y algo enfadada que ella era amiga de todos… Como si eso la condecorara. Busqué en su pechera medalla alguna y solo encontré una chapa.

Segunda parte del concierto: se nota bajón, sobre todo con el tema de “Noam Chomsky”, que decididamente es lo más parecido que tienen a una sesión del parlamento. Luego tocan “El miedo que tengo”. Echo de menos la riqueza sonora del tema en el cd, pero, claro, se me había olvidado deciros que el concierto, de principio a fin, tuvo un sonido espantoso. Genis se pone entonces a generar mitomanías. Resulta divertido, sí, apasionante. Casi mejor que las canciones. Pero tampoco se sobreexplota. Se pasea, gesticula en plan mujer divina y vuelve a su teclado.

Última parte del concierto: los extras, dos temas famosos que dejaron buen sabor de boca. Y nada más. Bien, ni muy largo ni muy corto. Aunque, claro, yo no soy fan de Astrud. Para ellos seguramente fue corto e intenso. Para mí fue… emocionalmente inverso. Al principio se produjo rima entre sus canciones y lo que me estaba ocurriendo. O sea, ellos tocaban y yo vivía… Así que, por ese lado, me pillaron. ¿O es que no consiste en eso la música?. Luego, como con todo lo que tiene que ver con los sentimientos, me cansé. Y algo me dolía.

Llevas razón

sobre tú y yo

pero da igual

porque he cambiado de opinión.

Sabiendo

como sabes

lo que siempre

le hago a la gente,

como

pensabas

que contigo

iba a ser diferente.

(Nota a la letra: es evidente que lo peor de esto no es decirlo sino que te lo digan)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s