¡Qué viva M…!

Tengo la sensación de estarme repitiendo, de ser un cocido, una fabada, un ali-oli…

Piso calzada mexicana. Ayer, mientras me dirigía en taxi desde el aeropuerto a Coyoacán, el distrito en donde se encuentra mi casa, escuché en la radio que le habían cortado la luz por impago al ayuntamiento de no sé qué pueblo. Resulta que no pagaban desde enero del 2006 y debían la friolera de 11 millones de pesos. Claro, no sólo se quedó el consistorio sin luz, sino el alumbrado público de media ciudad.
Es tan físico (y hasta plástico) como etéreo lo nuestro (posiblemente nosotros somos como cuerpos que se creen ángeles, que se creen liberados de ciertas escatologías: seguramente ni caigámos en que un ayuntamiento, como cualquier hijo de vecino, también debe pagar la luz)

O más bien es la idea del por defecto, como el anuncio que reclama nuestra atención hacia el hecho (al parecer no tan evidente) de que el agua no “sale” por defecto del grifo, que el grifo nada inventa sino conduce y permite a partir de lo que hay y que en caso de no haber más, queda seco como cualquier otro utensilio sin sentido.

Anuncios

One thought on “¡Qué viva M…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s