Sobre Hamsterwheel en el CASM

cocktail_de_couleurs.jpg

Algo se pudre en el alma…

Cuando un amigo que se va…

Nunca termina de irse…

Es divertido bailar al son del neodadá y asumir como banderola de estirpe la aséptica frigidez de un invierno a base de jugo de limón.

Es estrafalario – y en tanto así, emocionante – coronar versiones autóctonas y caseras del Ghost World, del Jackass o de la MTV.

Es hasta emotivo lo de la obra como chiste o el chiste como obra.

Es curioso, en el sentido inmenso del término, contemplar un mundo tan dicotómico en un pequeño entorno: la Barcelona que se respeta y se adora es exactamente la misma que la que insulta su imagen en un espejo.

Es tremendamente inspirador y gratificante leer en ese mundo productor su alta estima por lo referencial. Todo es, de hecho, uniformemente referencial. Todo tiene un pasado al que remitirse expresamente, la más de las veces con determinada ironía, lindantes en ocasiones con el cinismo.

Nihilismo. Todo comienza con un no bien fuerte. Se parte del no, de la negación, de la nada, de lo nulo. La necedad resulta una jugosa actitud, porque forja la negación desde la estupidez, muy en la línea del que sin duda ha sido el film de Lars Von Trier con mayor repercusión: Idioterne. Todos somos felices estúpidos, imbéciles sonrientes, idiotas de supermercado. A mayor grado de estupidez mayor felicidad ulterior.

La lucha – que alguien un día convirtió en término obligado, en objetivo sinequanom- se lleva a cabo desde esta trinchera multicolor, irreverente y desconfiada de sí misma, que acepta la derrota y toma la instantánea en el momento de la escapada, del pies para qué os quiero.

Nietos benignos y afortunados de John Baldessari.

Una forma escapista de entender no sólo la realidad, sino la negación a partir de la cual presentan determinada realidad. Por eso son el cobarde, el traumatizado, el obsesivo, el inútil y el estúpido los personajes más queridos y frecuentemente representados.

Un arte que nace de una despedida. “Me voy”, dice, “hacedme la foto”.

A nivel crítico, la inteligencia más supina apuntala la estaca del ingenio como valor supremo. La cita no basta. Se requiere el desdén bibliográfico. De repente no se trata de escribir bien o mal, sino rápido e ingenioso. La idea es valiosa si opera en la superficie de las cosas, si no pretende profusión alguna, si hace de este literalismo su campo de batalla y su canción protesta.

“Me voy”, dice este arte. Pero no se va. Se queda ahí, en la puerta, encantado con la situación (pues todo el mundo le despide con una sonrisa, todos parecen quererle, amarle, desearle…). Ahora vuelve a entrar, suelta un chiste, alguien le aplaude, otro le vitorea, sale de nuevo, escucha que no sé quién habla de él en términos gloriosos y vuelve a hacer acto de presencia, para sentir otra vez los agasajos que le tienen embelesado. Ese es su movimiento, su único movimiento, como un hámster en una rueda.

“Me voy”, dice este arte, “ahora sí”. Y coge una maleta. Pero todos saben que la maleta está vacía, que el contenido de la maleta todavía se encuentra en el interior del armario, sobre la cama, en los estantes, repartido por la casa, la gran casa de la que hablara Kaprow, esa de la que en teoría el arte, todo arte, debiera marcharse, escapar, algún día, justo el día, el día justo, como toda persona hace en algún momento de casa de sus padres (el arte lo hace, en palabras de Martí Perán citando a Kaprow, de sus definiciones).

Si pienso la definición: “Piensa” (como escribió Michel de Certeau: Sólo el fin de una época permite enunciar eso que la ha hecho vivir, como si le hiciera falta morir para convertirse en libro)

Si pienso el momento para huir de casa: pues, ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s