Cita: Eclipse en Berlín – Iván de la Nuez

Última sombra en Berlín: ¿hasta qué punto se puede hablar de esa modernidad esquivando el fascismo y el comunismo; sin el campo y el muro, las SS y la Stasi? Para una crítica del liberalismo, sobre todo para ella, es importante pensar y explicar estos agujeros negros de la tradición occidental, esos astros relativamente apagados. De hecho, uno de los eufemismos de ese liberalismo, en su pretendida historia feliz, ha sido, precisamente, dejar al fascismo en las afueras de la modernidad. Como si el capitalismo no hubiera producido -bajo la luz radiante de la raza perfecta, de Ford y de IBM- al fascismo. Si el capitalismo existe hoy con una relativa tranquilidad, y con muy escasa originalidad, es porque aún puede presentarse como alternativa a esos males peores. De ahí que sus contradicciones, también en Berlín, parezcan remezcladas por un dj. Nos suenan, actuales y digeribles, propias de ese limbo entre ingenuo y utópico en que suele extasiarse la cultura contemporánea. Es sabido que las utopías, esos mundos sin lugar, huían a toda costa de las sombras; La ciudad del sol llegó a llamarse la de Campanella. Pero sólo los fantasmas no producen sombras. Los grandes horrores -como los del fascismo o el estalinismo-, sí. Las grandes obras -la de Georg Simmel, sin ir más lejos-, también.

(Fuente: www.ivandelanuez.org)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s